Gigantes

Futuros Gigantes

UN ARCO IRIS LLENO DE.... HUERTOS

¡¡¡Hola papis y mamis!!!

Hoy queremos hablaros de un día muy especial para nosotr@s, un día que se quedará grabado en nuestras mentes para siempre. El día que nos fuimos tod@s junt@s de excursión al huerto del abuelo de Elena.

Desde aquí queremos agradecer enormemente a la familia de Elena por la disposición y dedicación que nos otorgaron. Fueron muy atentos y nos nos dejaron cotillearlo absolutamente todo. Además, el abuelo de Elena es muy generoso y compartió con nosotr@s parte de su cosecha. Nos regaló huevos, zanahorias y otro tipo de vegetales para nuestro rincón del huerto.


Esta vez, para llegar a nuestro destino no tuvimos que subirnos a un autobús, algo que nos dejó algo perdid@s, pues creímos que lo pasaríamos bien en el viaje y nos habíamos pasado los días anteriores enteros hablando de nuestro autobús. Claro, teníamos esos pensamientos porque para otras excursiones sí que lo hemos utilizado. Elo y Ali nos decían que el huerto estaba en el pueblo y que era mejor disfrutar de un paseo con nuestras familias....pero la idea no se nos quitaba de la cabeza.

Aunque después, una vez que empezamos a andar hacia nuestro destino acompañad@s los unos de los otr@s se nos olvidó lo del autobús y fue un disfrute el paseo con la fresquita.


Por el camino nos encontramos "el Pilar". Es una mega-piscina larguísima que hay en la parte de abajo del pueblo y allí viven unos peces a los que nuestros papás y mamas llaman "carpas". Estas son enormes y nadan muy rápido. Pero claro nosotr@s sabemos trucos para poder verlas. Les echamos un poquito de pan al agua y se acercan a comer.

Lo gracioso de todo es que tanto nuestras familias como Ali y Amanda nos hablaban de que esas carpas o los antepasados de ellas también estaban ahí cuando ell@s eran pequeñ@s como nosotr@s.



Y al finalizar nuestro paseo allí estaba nuestro destino, el huerto.

Íbamos a conocer un huerto de verdad, grande y con animales también. Algun@s ya sabemos como suelen ser y las normas que hay que seguir porque conocemos a alguien que tiene uno y nos ha llevado, pero para otr@s fue muy emocionante poder pasear libremente por el huerto del abuelo de Elena y conocer todas las cosas que lo caracterizan....como el color verde de las hojas.

Para empezar hicimos una asamblea y dimos los buenos días. Una vez hecho esto pasamos a debatir un poco sobre los conocimientos previos que tenemos de lo que es un huerto.

Salieron muchas ideas estupendas.


Una vez hecho esto dimos una vuelta y observamos lo que había a nuestro alrededor libremente y como estábamos en un huerto nos fuimos a una zona especial donde cultivar.

Allí plantamos unas semillas y las regamos con agua para que crecieran. Para hacer tiempo mientras crecían fuimos a visitar a unos cerdos que tenían allí. Pero siempre respetando las normas de seguridad.

Cuando volvimos al sitio donde habíamos sembrado nos sorprendió encontrar que ya habían crecido unas zanahorias preciosas. Fue algo mágico. 






"De algo tan chico como una semilla, si la cuidamos, nace comida para alimentarnos"


Por último nos acercamos a visitar a las gallinas y a los pollos. Aprendimos mucho de tamaños y de números, y hasta de colores, gracias a las crestas roja-red de los gallos.

Allí recogimos unos cuantos de huevos que ahora se encuentran en nuestra escuela a la espera de ser cocidos el viernes. En nuestro taller de cocina.

Para terminar, como fue un día especial y tod@s y cada un@ de nosotr@s fuimos muy respetuos@s con el material del abuelo de Elena, Ali y Amanda nos regalaron unos flashs para refrescarnos. No sin que antes hubiéramos desayunado todos juntos y compartiendo nuestra comida.

Ahora papis y mamis nos gustaría saber qué sentisteis vosotr@s y si la excursión os gustó tanto como a nosotr@s. Para ello, os agradeceríamos que nos dejaseis un comentario.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...