Gigantes

Futuros Gigantes

UN ARCO IRIS LLENO DE... NUEVAS ADAPTACIONES

 ¡¡Hola papis y mamis!!

¿Qué tal lleváis la semana? ¡¡Nosotr@s fenomenal!! Pero venimos a comentaros cómo fue la anterior. La semana pasada fue algo movidita y es que, si echáis la vista atrás y recordáis, veníamos de un gran puente jejejej Y algun@s amig@s nuevos acaban de adaptarse a nuestro ritmo y venían de pasar unas mini-vacaciones. En estos casos el periodo de adaptación vuelve a vivirse y se puede incrementar un poquito más. Pero después de unos días todo se pasa y volvemos a darnos cuenta de que a la Escuela venimos a disfrutar de nuestr@s amig@s y a jugar mientras aprendemos.

Por otra parte, l@s veteran@s del grupo también tuvieron que recordar algunas normas. Después de largos periodos sin venir a la Escuela se nos olvidan algunas, pero en cuanto refrescamos las rutinas todo vuelve a ir como la seda.


A veces, cuando vivimos el periodo de adaptación y no nos sentimos segur@s y confiad@s, necesitamos algunos elementos u objetos familiares para sentir nuestra casa más cercana. Eso mismo le pasaba a nuestro amigo I. que necesitaba tener su carrito cerca, no se fuera a escapar sin él. Poco a poco, mientras iba pasando la semana I fue demandando menos el carrito, hasta llegar esta semana, y no acordarse de el en ningún momento.

Una vez que ya pasaron los llantos de los primeros días, cosa normal porque éramos tres nuevos amig@s en la clase y los un@s nos alimentamos a l@s otr@s, pudimos empezar a poder reunir nuestras asambleas de primera mañana. En una de estas asambleas ocurrió algo muy sorprendente...


¡¡Llamaron a la puerta!!


¡Era María del Mar con un pájaro! Resulta que un amigo de los gigantes se había encontrado un pájaro y lo había recogido porque esta huérfano. A él le hacía mucha ilusión presentarnos su pájaro y a nosotr@s al principio nos encantó la idea. "Mira, hace pío" "Tiene pico" "¡Qué bonito, pajarito!"... Hasta que voló y ya nos empezó a aterrar jejeeje

Alicia nos explicó que lo mejor era que tod@s nos calmásemos y nos sentásemos en la asamblea. Que ella se encargaría de cogerlo y de devolvérselo a su dueño. Así que nos quedamos todos muy quiet@s sentados en la alfombra con cara de "¡¡Eso vuela!!" y cuando Alicia se lo llevó sentimos mucho alivio. Pero durante todo el día estuvimos hablando de nuestro nuevo amigo. Y es que así somos nosotr@s, de primeras puede que algo nos asuste, pero eso no significa que no nos guste o que no nos hayamos llevado un buen recuerdo.

Alicia dice que más adelante volveremos a intentar que el conocer animales no nos resulte tan frustrante. 



Ya os hemos comentado que tenemos nuevos amig@s en el grupo. Ahora somos más "futuros gigantes" que nunca ¿Y qué se hace cuándo se reciben invitad@s? ¡¡Se prepara todo para que sientan que nuestra casa es suya!! Y es que, para nosotr@s, nuestra escuela es nuestra casa.

Una vez que nuestr@s nuevos amig@s estaban más receptivos a recibir nuestras atenciones, decidimos regalarles una mesa, limpiándola bien antes, por supuesto. Ahora tienen dónde sentarse cuando les apetezca y dónde desayunar. Más adelante, cuando hayan descubierto que lugar de la mesa les gusta más, les regalaremos sus nombres.




Durante la semana pasada jugamos con juegos sensoriales, así nuestros nuevos amigos podrían descubrir la atención que requieren. De esta forma conocen los materiales y les es más fácil concentrarse una vez que empecemos a mostrarles qué son unas bandejas sensoriales.

¡¡A nuestro nuevo amigo A. le gustaba más sentarse en el suelo!!




Poco a poco fuimos pasando a las bandejas sensoriales, primero muy básicas ¡¡Ya llegarán las que verdaderamente nos gustan!!



Como veis, el hecho de permitirles su espacio a nuestr@s nuevos amig@s, hace que el trauma de separarnos de nuestras familias sea menor. Y, poco a poco, cada vez se sienten más seguros explorando a nuestro lado.



El patio era nuestra tarea pendiente con nuestros nuevos amigos. Es normal que a ellos, al principio, no les guste cambiar de ambiente. Se sienten perdidos y no conocen los nuevos espacios. Es por eso, que decidimos salir una mañana al patio nosotr@s sol@s, para desmostrarles que el patio es muy divertido. Tiene un huerto, un arenero, unas ruedas gigantes muy cómodas y divertidas, un juego de construcciones de maderas que nos dan la oportunidad de crear muchos juegos diferentes. En definitiva, ¡es lo mejor de la Escuela! Disfrutar del buen tiempo mientras jugamos libremente.




Resulta que nuestro huerto tenía fresas. Decidimos recolectarlas para lavarlas, partirlas y comérnoslas ¡¡Qué ricas estaban!! ¡¡Muy, muy dulces!!

También cogimos algunas hojas de hierba buena y estuvimos quitándoles las hojas al tallo. De esta forma, estamos trabajando nuestra psicomotricidad fina  que nos ayudará a desarrollar nuestras habilidades a la hora de comer o pintar, entre muchas otras.




La semana pasada fue una semana en la que decidimos hacer muchos juegos de mesa, de esta forma nuestr@s amig@s se familiarizaban con su nuevo regalo. Y, poco a poco, las actividades fueron durando más porque su atención también fue creciendo a lo largo de la semana.




¡¡Y es que nosotr@s hacemos cualquier cosa por un amig@!!






La semana que viene os contaremos todas las actividades que estamos realizando. Actividades chulísimas con las que estamos aprendiendo qué es realmente eso a lo que llamamos primavera. Y actividades en las que podemos dejar volar nuestra creatividad libremente. Seguro que dentro de poco, respetando nuestros ritmos, podemos volver a jugar en diferentes rincones y espacios, creando pequeños grupos.


¡¡Hasta la semana que viene!!






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...