Gigantes

Futuros Gigantes

UN ARCO IRIS LLENO DE... ACEITUNAS

¡¡Hola papis y mamis!!

De nuevo volvemos a unir dos semanas en una entrada del blog. La verdad es que la primera semana ha sido muy relajada y no teníamos mucho que contaros, a parte de que estuvimos descansando mucho, disfrutando de la compañía de nuestr@s amigos y llenando nuestras barrigas con todo tipo de frutos del otoño.

La verdad es que descubrimos muchas cosas: los sabores de las castañas, las nueces, los higos, las granadas, las manzanas, naranjas... Qué rico todo. Dedicábamos la mañana a sentarnos en círculo, a charlar y a comer. 


Aprendimos muchas cosas sobre las castañas, por ejemplo que están buenísimas asadas y con un poquito de sal. Pero también, gracias a la familia de un futuro gigante, pudimos aprender que las aceitunas nacen de ramas ¿De dónde vendrán esas ramas?






Sabéis que cuando realizamos muchas actividades y un proyecto nos da mucho trabajo, nos gusta relajarnos después ¡No hay nada cómo visualizar una película acompañad@ de tus amig@s!



L@s que nos seguís por instagram ya sabéis que todas las mañanas Alicia y Amanda nos preparan algún fruto para que podemos degustarlo libremente. A algun@s de nosotr@s parecía que la granada no nos hacía mucha gracia. Siempre que nos la veíamos en el rincón del otoño preferíamos dejársela a l@s amig@s. 

Alicia y Amanda nos comentaron que seguramente lo que había pasado es que las granadas que probamos al principio estaban ácidas. Resulta que las granadas maduran, como nosotr@s cuando seamos mayores.

Así que para que tod@s pudiéramos comprobar lo ricas que están las granadas una mañana nos reunimos y nos comimos una entre tod@s ¡¡Es una fruta tan divertida!! Está hecha de bolas rojas que tienen líquido por dentro. 

Fue muy fácil que tod@s la quisiéramos probar. Al ver que a nuestr@s amig@s le gustaban mucho, los demás también la quisimos probar.



La segunda semana volvió a ser algo movidita. El lunes lo pasamos genial dando brincos y pintando con los colores del otoño. Sí, sí, has escuchado bien: dando brincos. Es que pintamos con nuestros pies ¡¡Qué sensación!!

Hicimos dos murales preciosos que ahora decoran nuestro rincón del otoño. A tod@s nos encantó esta actividad, aunque unos queríamos mancharnos más que otr@s. Alicia dice que esto es normal y que no hay que agobiarse, que si alguno no quiere realizar una actividad porque no le gusta no pasa nada. Es después, cuando vemos a nuestros amig@s disfrutar que queremos formar parte también del desaguisado que se monta.



Ya os comentamos más arriba que una mamá nos trajo una rama de aceitunas que nos llamó mucho la atención. Y Alicia y Amanda creyeron que sería oportuno crear un proyecto sobre aceitunas para que aprendiésemos más sobre la cultura de nuestra localidad.

Nosotr@s en casa observamos cómo en esta época del año nuestras familias recogen aceitunas del campo, las machacan y las aliñan. Y lo mejor de todo, el olor tan característico que tienen las despensas durante estos meses, vinagre.

Se nos ocurrió que podríamos crear nuestra propia reserva de aceitunas. Para lo que le pedimos a una mamá de los futur@s gigantes que nos trajese un cubito. Primero las pusimos a secar y al día siguiente nos propusimos aliñarlas.

Lo más difícil fue machacarlas. No tenemos mucha fuerza en estos brazos y eso se va a notar cuando probéis el bote de aceitunas que tenemos preparado regalaros.



Ya sabéis que nos gusta mucho crear pequeños grupos para aprender más relajadamente. Así que mientras un grupo de nosotr@s aliñaba aceitunas, el otro se dedicaba a hacer zumo de naranja. Lo íbamos a necesitar después de tan duro trabajo. La mañana pasó volando y tod@s tuvimos la oportunidad de hacer las dos actividades.



Durante toda la semana las aceitunas estuvieron muy presentes en nuestro juego ¿Sabéis que las aceitunas tienen forma redonda?



Como habíamos aprendido que las aceitunas crecen de las ramas quisimos dejar constancia de ello. No queremos olvidar este tipo de cosas en el futuro.



Pero, y las ramas ¿De qué árbol nacen? Amanda nos explicó que hay un árbol que se llama olivo y que es muy común verlo en nuestros campos. Dice que este tipo de árbol es muy famoso en Andalucía, nuestra tierra, y que de sus aceitunas también se puede extraer el aceite de oliva.



Para terminar la semana decidimos realizar el mismo experimento que realizaron nuestr@s amig@s los futuros gigantes. Gracias a manipular un boniato cocido y otro fresco pudimos aprender la diferencia entre duro y blanco.




Por cierto, la semana pasada llegó una nueva inquilina a la Escuela. Es nuestra amiga y la hemos llamado Lola, por qué será... Pero esta es otra historia que os contaremos el próximo jueves.




¡¡Hasta la semana que viene!!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...