Gigantes

Futuros Gigantes

UN ARCO IRIS LLENO DE..... CASTAÑAS ASADAS

¡¡¡Hola papis y mamis!!!


La semana pasada aprendimos que después de recolectar los frutos del otoño, en este caso castañas, para poder comérnoslos es necesario quitarles la cáscara. Hemos puesto mucho empeño para intentar quitarles la piel, pero es muy difícil. Por ello, decidimos acudir a pedirle ayuda a nuestr@s compeñer@s, los gigantes. A ver si ell@s nos podían dar algún truco de cómo podíamos hacer para degustar nuestras riquísimas castañas.

Como ellos son un@s expert@s en temas otoñales, nos dijeron que para pelar las castañas era mucho mejor si estaban asadas. Ya que al calentarse su piel se desprende del fruto y así podemos quitársela sin mucho esfuerzo. 

Para agradecerles que nos hayan transmitido sus conocimientos hemos querido prepararles una actividad en la que tanto nosotr@s, futuros gigantes 1, como l@s futur@s gigantes 2, hemos compartido buenos momentos comiendo y charlando con ell@s. Estuvimos asando unas castañas tal y cómo nos contaron y después disfrutamos de un buen rato en compañía.

¡¡Así, sí que da gusto!! ¡¡Nos encanta que nuestr@s amigos l@s gigantes nos enseñen cosas nuevas!!




Pero durante la semana pasada, no solo tuvimos la oportunidad de degustar ricas castañas asadas. Sino que también, estuvimos probando un dulce muy típico de estas fechas otoñales, el dulce de menbrillo. Gracias a  las mamas y a las abuelas tan fantásticas que tenemos. 

Elo nos dice que es un dulce que se hace a partir de otro fruto del otoño. En ésta ocasión del membrillo. Y que para llegar a convertirlo en dulce debes ser un experto chef. En nuestro caso nos encantó probarlo, aunque al principio nos pareció en era un poco pegajoso. Pero como somos tan curios@s, terminamos probando y nos encantó.






Como ya sabemos tenemos muchos conocimientos sobre el otoño, Elo dice que estaría bien que afianzásemos algunos conocimientos. Por ello, en algunos momentos de la mañana aprovechamos para discriminar el color rojo-red de otr@s colores. Por ejemplo, nos sentamos en la alfombra y buscamos piezas y tornillos de color rojo-red.




Sin embargo, a nuestra edad a veces nos es difícil recordar aquellos conocimientos que parecen aprendidos. Por eso, para cuando nos despistemos un poco y no  nos acordemos muy bien del color rojo-red, hemos decidido hacer una gran vidriera de papeles de ese mismo color. Con ella, decoraremos las ventanas de nuestro pasillo y cada vez que salgamos al patio podremos ver el mundo de este otoñal color.




 Ha llegado el momento de despedirnos. Pero para que esta entrada no se os haga corta os dejamos con uno de los momentos más ricos del día, nuestro almuerzo



¡¡Hasta la próxima semana!!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...