Gigantes

Futuros Gigantes

UN ARCO IRIS LLENO DE... TRACTORES

¡¡Hola papis y mamis!!

Hoy tenemos muchas cosas que contaros. Resulta que después de las semanas que hemos tenido de navidad y de la tranquilidad y relajación que hemos vivido, nos apetecía mucho acelerar nuestro ritmo. Por eso, la semana pasada no paramos ¡¡Qué de cosas hicimos!!

El lunes llegamos a la Escuela y Alicia nos dijo que la navidad y el otoño debían irse de nuestra clase porque el invierno se acerca y hay que estar preparad@s para dar le la bienvenida. Por esta razón, nos pareció apropiado recoger y sacar de la clase el rincón del otoño y el de la navidad. Debíamos dejar espacio para la nueva estación.



Alicia siempre nos dice que en invierno llueve mucho. Pero no entendemos por qué no vemos a la lluvia por ninguna parte. Si va a venir el invierno y empieza a hacer frío, deberían de estar cayendo  gotas de agua del cielo, dejando charcos en el suelo de la calle. Pero ni rastro.

Alicia nos ha dicho que si no hay lluvia tendremos que llamarla. Por eso decidimos en primer lugar llenar nuestra pared de la asamblea de motivos lluviosos. De esta forma intentaremos que nos visite. Si así no conseguimos nuestro propósito tendremos que pasar a métodos más drásticos ¿Habéis oído hablar alguna vez sobre los palos de lluvia?




Lo más gracioso del lunes fue cuando nos despedimos para irnos para casa y Alicia se encontró a tres ratoncit@s, escondid@s, comiéndose los polvorones de navidad que nos habían sobrado....




Ya teníamos decidido que queríamos aprender muchas cosas sobre los tractores porque estábamos muy felices por nuestro amigo G. Él deseaba que los Reyes Magos le regalasen un tractor y así fue. Tal fue nuestra felicidad al saber de esta buena nueva que decidimos indagar en el mundo de los tractores.

Lo primero que teníamos que hacer era aclarar qué es lo que sabíamos sobre el tema y qué es lo que queríamos aprender. Sabíamos que los tractores tenían ruedas, pero no sabíamos cuantas ni de qué tamaño. Sabíamos que se encendía con una llave, pero no sabíamos por qué. Además sabíamos que los tractores estaban en los campos, pero no sabíamos para qué.

También tuvimos que votar democráticamente para elegir qué queríamos crear. Un tractor o un coche ¿Adivináis qué elegimos?




Al día siguiente nos llegó mucha información a la clase. Nuestra fuente eran nuestras familias ¡¡Benditas familias!!

Teníamos que ordenar toda la información y priorizar aquellos contenidos que fueses más relevantes para nuestra investigación. Comprobamos que los tractores tenían cuatro ruedas, dos grandes y dos pequeñas, que están en el campo para ayudar a las personas en los trabajos agrícolas y para que los animales dejen de trabajar y que detrás llevan una cosa que se llama remolque. Este último sirve para transportar cosas.



Toda la información la estamos recogiendo en un rincón que hemos ubicado en nuestro espacio artístico. Nos pareció muy buena idea ponerlo ahí porque así podemos acceder a él en todo momento y además en este proyecto vamos a crear mucho.



También sabéis que estamos creando nuestro propio tractor. Danos unas cajas y unas pinturas y conquistaremos el mundo.




Un tractor sin ruedas no se mueve, ¿verdad? Es muy importante que sean redondas, sino no ruedan.




Con este proyecto nuevo se han abierto dos nuevos rincones en nuestra clase. El rincón del taller mecánico, dónde arreglamos todo tipo de vehículos y el rincón del supermercado, dónde podréis encontrar todo tipo de hortalizas y frutas del campo.





Una de las cosas que aprendimos es que los tractores tienen un arado para arar la tierra y sembrar, por ejemplo maíz. También aprendimos que el maíz lo comen las gallinas y que es transportado por el tractor del campo al granero.



Un tractor sin ruedas no funciona, por eso hay que ponérselas. No olvidar que las dos ruedas pequeñas van delante y las dos grandes se sitúan detrás.




Con lo que a nosotr@s nos gusta transvasar, imaginaros lo divertido que fue la actividad que os enseñamos a continuación. 

Hemos evolucionado mucho con respecto a nuestra concentración y ahora nuestras sesiones de bandejas sensoriales se alargan muchísimo.




Nuestro amigo G., como buen tractorista que es, tiene un mono de trabajo para subirse al tractor y nos lo trajo el viernes pasado para que lo pudiéramos ver. Muchos de nosotr@s nos lo quisimos probar y hacernos una foto para vernos.

A otr@s de nosotr@s no nos gustaba mucho la idea de disfrazarnos. Alicia dice que nos comprende, que a ella tampoco le gusta disfrazarse y que no hay que sentirse obligado a hacer lo que un@ no quiere.

Por supuesto, la sesión de fotos fue supervisada en todo momento por nuestro amigo G, que en un principio no estaba muy de acuerdo con compartir su bien más preciado. Sin embargo, después admitió que era buena idea compartir su mono y le dijo a Alicia: "Ahora sí, Ayi. Ahora yo lo dejo". Acto seguido dejó bien claro que nos dejaba su mono, pero ya está. El forro polar y los pantalones que llevaba puestos, eran suyos y eso sí que no pensaba dejarlo.




¿Y qué es un tractor sin remolque? Un coche muy grande. Por eso, necesitábamos uno. 

Para elegir el color recurrimos de nuevo a la técnica del voto democrático. Alicia dice que tenemos nuestras ideas muy claras y que cada un@ dice lo que piensa y lo que quiere. A nuestra edad se suele repetir lo que ha dicho el de al lado. Sin embargo, en nuestro caso no es así. Alicia y Ángela nos han dicho que se sienten muy orgullosas de nosotr@s.

Por cierto, el color más votado fue el rojo. Pero por poco...




La semana que viene os seguiremos informando de cómo va nuestro proyecto. Pero os adelantamos que está siendo de lo más divertido.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...