Gigantes

Futuros Gigantes

UN ARCO IRIS LLENO DE... HOJAS DEL OTOÑO

 ¡¡Hola papis y mamis!!


La semana pasada se avecinada tranquila. Pero cómo parecía que teníamos mucha energía, Alicia nos preparó unas actividades de lo más divertidas. El centro de interés que marcó el ritmo de la semana fueron las hojas del otoño. Ya sabéis que lo más característico de esta época del año son las hojas secas en el suelo y nos pareció muy buena idea aprender cosas de ellas.

Resulta que estas hojas crujen, huelen a humedad y ¡¡son de muchos colores!! Aunque también las hay de varios tamaños y formas. La verdad es que son muy apasionantes y nos gusta mucho interactuar con ellas. Como cuando las rompemos en cachitos muy pequeños y cogemos cada trozo cuidadosamente haciendo la pinza con nuestro dedo pulgar e índice.





El lunes, cuando llegamos Alicia nos comentó que tenía una sorpresa para nosotr@s. Nos había preparado un regalo y, que nosotr@s supiésemos, nadie había cumplido años. Ella nos explicó que es un regalo hecho con el corazón y que ese tipo de regalos no tienen fechas.

Resulta que Alicia había hecho una casa preciosa para el otoño. Estaba llena de cosas características del otoño. Como palos, piñas y alguna castaña. Aunque le faltaba algo... ¡¡No tenía hojas!! Así que decidimos meter dentro de la casa algunas hojas que teníamos en nuestro rincón del otoño. 

Esta actividad nos ha gustado mucho porque eso de meter cositas por ranuras pequeñas nos encanta.




Después estuvimos investigando más acerca de las cualidades de cada objeto del otoño que tenemos en el rincón de esta estación del año. Descubrimos que si chocas dos nueces, estas suenan. También descubrimos que si tiras las hojas hacia el techo éstas vuelven a bajar, como si el suelo las llamase. Otro de los descubrimientos que hicimos fue que si soplas las hojas, se desplazan.





Como parecía que nos estaban encantando las hojas y que no nos cansábamos Alicia decidió presentarnos una actividad muy relajarte. Con un plástico de forrar adherente preparó una vidriera en la ventana de nuestra clase y nosotr@s teníamos que decorarla con hojas hechas de papel de seda.

La actividad duró muchísimo. Alicia volvió a pedirnos que sacásemos todas las hojas y los frutos secos del rincón del otoño y nos pidió que jugásemos con ell@s mientras de dos en dos iban a la vidriera para realizar la actividad. Al final gustó tanto la actividad que Alicia decidió no quitarla en todo el día. Y a pequeños ratitos, algun@ de nosotr@s se acercaba y realizaba la actividad.

La que más disfrutó fue A. 

¡¡No había quién la sacase de la alfombra!!


Por cierto, como podéis comprobar, el frío ha llegado y nosotr@s nos ponemos todos los días nuestros calcetines para andar cómod@s por la clase. Os recordamos que tenemos calefacción en el suelo y que en esta época del año se está de lo más a gusto en la Escuela.

Alicia dice que la Escuela es nuestra segunda casa



Como estamos aprendiendo mucho de las hojas, y una de las cosas que más nos ha llamado la atención es su sonido, Alicia y Marina nos han puesto en el rincón del otoño unas bolsas con hojas para que las podamos despachurrar sin llenar toda la clase de trocitos de hojas.





Un día nos pasó algo. Estábamos investigando el rincón del otoño cuando de pronto nos llamaron mucho la atención las castañas. Nos dimos cuenta de que habían muchas y decidimos aprender este concepto con un juego. Teníamos que identificar cuál era el gato que tenía el cuenco con muchas castañas. 

Al principio nos pareció algo complicado el juego. Pero después de que Alicia nos mostrase como se jugaba nos pareció de lo más divertido. Por supuesto, lo importante es aprender, no importa el qué. Un@s aprendemos que es importante respetar el turno, otr@s el concepto de mucho, otros que las castañas para comerlas hay que quitarles la cáscara,... 




Alicia nos dijo que como nos habían llamado tanto la atención las castañas sería muy divertido hacer una bandeja sensorial con ellas. Para realizar la actividad teníamos que poner muchas castañas en un cuenco. Aunque también estuvimos practicando nuestra destreza óculo-manual.

Y para el último día dejamos lo mejor ¡¡Pintar hojas del otoño de color rojo-red!! 


Ya sabéis que estamos trabajando mucho nuestra psicomotricidad fina. Así mejoraremos nuestra destreza al comer o al coger objetos y esto nos procurará más autonomía. Cuando sentimos que nosotr@s sol@s podemos hacer las cosas, nuestra autoestima aumenta y somos más felices. 

Cuando Alicia nos pide que pintemos las hojas del otoño nosotr@s comprendemos que ese es el objetivo. Pero cada un@ realiza la actividad como puede, con la ayuda de Alicia y Marina. Algun@s ya somos capaces de pintar exactamente en el lugar que queremos y otr@s ponemos el pincel dónde ponemos el ojo pero después nuestro brazo nos juega una mala pasada y se va para atrás rápido o se nos cae la mano hacia abajo y nos llevamos por delante el cuenco y.... 

Alicia nos dice que no pasa nada. Que lo importante es el esfuerzo con el que realizamos la actividad. Ella nos susurra al oído que nosotr@s podemos y cuando vemos que hemos acertado en la hoja nuestra cara de alegría es indescriptible.




¡¡Hasta la semana que viene!!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...