Gigantes

Futuros Gigantes

UN ARCO IRIS LLENO DE... GOTAS DE AGUA

¡¡Hola papis y mamis!!


Como os habréis imaginado la entrada de hoy será tan corta como la semana pasada. Recordad que solo nos queda por comentaros lo que hicimos durante los tres últimos días. Aun así, hubo una sorpresa que hizo florecer nuestras ganas de aprender y no pudimos relajarnos tanto como queríamos después de todo lo que habíamos trabajado en Halloween. 

¡¡Gotas de agua caían del cielo!!



Durante los primeros días todo era normal. Veníamos a la Escuela, bajo un sol radiante, y jugábamos con nuestr@s amig@s. Pero el viernes todo cambió. El cielo se llenó de nubes y gotas de agua empezaron a caer del cielo ¡¡Estaba lloviendo!!

A nosotr@s nos llamó tanto la atención este fenómeno meteorológico que no podíamos dejar de mirar por nuestra ventana cómo caían las gotas o cómo pasaban las personas por la calle refugiad@s bajo sus paraguas ¡¡Si hasta vimos a niñ@s corriendo para no mojarse!! Y es que con el agua de la lluvia hay que tener cuidado porque moja.

Durante la asamblea no parábamos de pedirle a Alicia que nos cantara canciones de lluvia (¡¡Menos mal que ella se sabe un montón!!). Así que nos preguntó si queríamos saber cosas sobre ella. Al ver nuestras caras de felicidad empezó a contarnos muchas historias que le habían pasado a ella cuando pequeña bajo los chaparrones y también nos contó que la lluvia eran gotas de agua que caían de las nubes al suelo. Es decir, de arriba a abajo.





Después nos invitó a representar la lluvia y la idea nos encantó porque nos presentó una actividad muy motivadora. Teníamos que representar las gotas de lluvia en papel albal.

Alicia nos ha comentado que aunque esta actividad le encanta, nunca la había hecho tan temprano. Esperaba a que llegasen los meses de lluvia como febrero o marzo para realizarla. También nos ha dicho que le ha sorprendido lo bien que lo hemos hecho. 

Para que os hagáis una idea, l@s niñ@s con los que suele empezar a realizar esta actividad tienen cuatro o cinco meses más que nosotr@s. Y, por supuesto, las primeras veces que la realizan casi tod@s los niñ@s suelen romper el papel albal al poco de haber empezado. Con nosotr@s no pasó así. Estuvimos unos veinte minutos pintando, atent@s a nuestra actividad. 

Seguramente vosotr@s pensaréis que es muy fácil. Pero imaginad que tenéis un año y que necesitáis todo vuestro cuerpo para pintar. En algún momento se os escapa un brazo que sin querer rompe el papel.




Según Alicia, mientras nosotr@s jugamos y nos divertimos, ella se preocupa de guiarnos en el desarrollo de la actividad. Algunos pensaréis que solo hemos aprendido que la lluvia es azul y cae del cielo. Sin embargo, el foco de atención de nuestra maestra estaba en nuestros brazos. 

Hay leyes que rigen nuestro desarrollo corporal. En este caso hablamos de la ley próximo distal. Según la cuál la maduración de nuestro cuerpo sigue una secuencia que va desde el centro de nuestro cuerpo hacia afuera. Es decir, desde nuestro tronco hasta nuestras extremidades, manos y pies.

¿Y esto qué quiere decir?


¡¡Es muy fácil!! Imaginaros un bebé. El bebé se mueve con todo su cuerpo, no es capaz de hacer movimientos precisos, ¿verdad? Esto se debe a que necesita tiempo para madurar y conseguir hacer movimientos más específicos con sus manos. Pero este fenómeno no se da de la noche a la mañana y tampoco se controla hoy el pie y mañana la mano. Todo lo contrario, a través de la exploración, progresivamente, vamos pasando de controlar nuestro tronco, a controlar los movimientos que realizamos con el hombro, el brazo, el codo, el antebrazo, la muñeca, la mano y los dedos. Es por esta razón que todos l@s niñ@s cuando empiezan a pintar mueven todo el cuerpo. Poco a poco, y gracias a utilizar técnicas que respeten nuestro desarrollo, aprenderemos a ser más precis@s. 





Por supuesto no nos olvidamos de respetar el nivel madurativo de cada un@ de nosotr@s. Ya sabéis lo que esto significa. Alicia no le pide a Sa. que realice la actividad de la misma forma que So. porque entre ell@s hay casi un año de diferencia. 



Y gracias a actividades como estas Sa. hoy ha empezado a comer solo. Porque después de tanto ejercitar su brazo, ahora es capaz de coger una cucharada y lentamente coordinar su brazo para que este haga llegar el final de la cuchara a su boca ¡¡Todo un reto!!

Por cierto, no queremos despedirnos sin enseñaros primeramente lo bonita que ha quedado la lluvia en nuestro rincón del otoño.




¡¡Hasta la próxima semana!!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...