Gigantes

Futuros Gigantes

UN ARCO IRIS LLENO DE... OBRAS DE ARTE

¡¡Holas papis y mamis!!


Ya os habréis dado cuenta de que el otoño ha llegado para quedarse. Últimamente hace mucho más frío y lo único que nosotr@s queremos es estar dentro de clase calentit@s y tranquilos jugando con todo objeto que nos pongan por delante. Cómo el día que Alicia nos mostró todas las cosas del otoño que habíamos recopilado semanas atrás.

Estuvimos analizando cada detalle de cada objeto. Que si mira esta hoja que pincha, que si mira esta otra que es muy grande, ¡uy, una piña!, ¡castaña!... Alicia dice que este tipo de actividades nos ayudan a estimular nuestra comunicación porque intentamos transmitir la información que estamos pensando. Gracias a explorar los frutos del otoño y a escuchar como Alicia nos detalla las características que tienen, nosotr@s vamos procesando esa información y, de esta forma, ampliamos nuestro vocabulario y conocimiento sobre nuestro entorno ¿Que para qué sirve esto? Pues para sentirnos confiad@s ante el entorno que nos rodea. Ya sabréis que la información es poder y que el poder nos da fuerza para enfrentarnos a cualquier situación. Si ya sabemos que el otoño es frío, que sopla mucho el viento y que llueve una barbaridad, no nos pillarán por sorpresa estos detalles de esta estación del año. Sino que al comprobar que es verdad lo que ya sabemos, nos sentiremos felices y querremos expresarlo. Por eso, es muy importante que estéis pendientes de lo que digamos cuando salgamos a la calle.

¡¡Porque sabemos muy bien qué es el otoño!!




Hasta nuestra amiga A, nuestra bebé adorable, sabe qué es el otoño. Ella sabe que es una canción preciosa que le hace reír y que es un montón de cosas que nosotr@s, en la asamblea, le contamos. Así va descubriendo poco a poco el mundo que le rodea, de nuestra mano. Alicia siempre le adapta muchas de las actividades que hacemos para que ella pueda realizarlas con nosotr@s o en otro momento más intimo mientras dormimos. Nuestros horarios son diferentes y eso le da a Alicia mucho juego para que al final del día tod@s hayamos podido disfrutar de un tiempo aprendiendo individualmente.

Un ejemplo de ello es la foto que hay más abajo. En el espacio lógico-matemático hay un juego que a A. le divierte mucho. Nosotr@s lo utilizamos para identificar los conceptos "mucho" y "poco". Sin embargo, con A. el objetivo es que coja la castaña, la despegue y la vuelva a pegar. Así ejercita su psicomotricidad fina. Y como la actividad está en el suelo, le permite poder realizarla cuando ella quiera, fomentando su autonomía.







En otoño otras de las cosas que nos pasan es que nos apetece descansar y estar relajad@s. No hay nada como afrontar el frío debajo de una manta acurrucad@s. Mientras nos relajamos solemos caer en una siesta que dura de veinte a cuarenta minutos, según las necesidades de cada un@. Je. lleva unos diíllas, que aunque se relaja en la cama, no cae en el sueño y aprovecha para ayudar a Alicia a decorar la clase. Como el día que pusieron hojas del otoño por toda la clase.




Un día Alicia nos comentó en la asamblea que sería muy buena idea crear unas bolsas sensoriales con objetos que nos recuerden al otoño. Primero decidimos montar la base de manualidades en el centro de la clase, pero nos dimos cuenta de que tod@s juntos no podríamos realizar la actividad. Así que nos dividimos en dos grupos. Mientras un@s creábamos una bolsa sensorial del otoño con brillantina, mini-hojas de papel de seda, agua, gomina y estrellitas...




Otr@s pintaban en la ventana de la clase con colores del otoño. 

Al principio la actividad fue muy relajante, pero en el primer grupo pasaban cosas. Ja. y G. tienen mucha energía y cuando se sienten excitad@s, porque algo les gusta mucho, quieren correr. Alicia dice que esto es normal, nuestra capacidad de atención todavía es muy corta y a nuestra edad expresamos nuestros estados de ánimo con nuestro cuerpo.

Así que hemos aprendido que la próxima vez crearemos de otra forma los grupos. Así l@s amig@s que son más tranquil@s aportarán relajación a la actividad y l@s que son más movid@s, diversión y creatividad 


¡¡Y así es como aprendemos los un@s de los otr@s!!





Por cierto, la bolsa sensorial fue todo un éxito y nos llama mucho la atención tocarla. Sa. y Ja. se pasan la mañana entera delante de la puerta de la clase.


Nuestras asambleas son cada vez más largas e interactivas. Ya hacemos algunos juegos de lógica algunas mañanas y entendemos perfectamente las pautas que Alicia nos da. Es verdad que cuando el juego es nuevo, a algun@s de nosotr@s nos cuesta un poco más comprenderlo de primeras, pero en cuanto vemos como lo hace algún amig@ que es más mayor, lo entendemos perfectamente. La semana pasada esos dos erizos tan monos de la foto nos invitaron a jugar a grande y pequeño.





A nuestra edad nos encanta disfrazarnos y nos hace mucha gracia ponernos cosas en la cabeza y hacer reír a l@s demás. Por eso, cuando Alicia nos dijo que podríamos hacer unas coronas del otoño rápidamente le dijimos que sí, que nos gustaba mucho la idea. Así que pintamos unas hojas con el método de estampación y las utilizamos para que Alicia y Marina nos fabricasen una corona de conejos muy bonita.

Es la primera vez que utilizábamos este método para pintar y nos ha encantado porque no nos aburre. La estampación con esponjas nos permite cubrir de pintura una mayor superficie con un menor esfuerzo y esto nos motiva. Ver el resultado de nuestro esfuerzo rápidamente sube nuestra autoestima y consigue que prestemos más atención en lo que estamos haciendo.





Y el viernes, ya sabréis gracias, a nuestro instagram que lo pasamos genial ¡¡Qué emoción!! Alicia y Marina nos habían preparado un papel gigante en el suelo con mucha pintura de los colores del otoño. También habían pinceles esparcidos por toda la superficie para aquellos que los quisiéramos usar. El objetivo era divertirnos a la vez que cada uno de nosotros se expresaba a través del arte.

Por vuestra experiencia, ya sabréis que hay muchas formas de arte y muchas formas de expresarse. Por eso, cada uno de nosotros se expresó como lo sintió. Y como somos diferentes, sentimos el arte de forma diferente. 

Ja. Corrió y corrió y corrió de arriba para abajo. Sin parar. Solo se escuchaba de él sus pasos y su risa
G. Acompañó a su primo y corrió también ¡¡Lo pasaron genial!! Aunque en ocasiones se sentaba y esparcía rápidamente la pintura con las manos
Je. Bailó al ritmo de la música. Todo el rato. Sin tocar con sus pies o manos ni una sola gota de pintura. Él miraba atento todo lo que hacían sus amigos mientras bailaba. Al final, Alicia, G y Ja se unieron a su baile porque ¡¡Era muy divertido!!
M. Se sentó y con un pincel realizó unos trazos preciosos. Durante al menos 40 minutos. Muy atento a su obra de arte y a lo que quería expresar. Se divertía viendo bailar a l@s demás, pero él quería pintar. Alicia se puso muy contenta porque hace unas semanas a nuestro amigo M. no le gustaba mancharse.
Sa. Andó, bailó, pintó con pincel, gateó muy rápido de esquina a esquina del papel, rió, se decoró la cara, saltó y volvió a reír mucho, muchísimo.

Alicia dice que la actividad fue tan bonita que eso se reflejó en nuestra obra. Al verla le pareció preciosa y nos felicitó. Por eso, decidimos recortar lienzos para regalárselos a nuestra familia y que ya ell@s, si les apetecía, las expusieran en nuestras casas. Así podríamos comprobar que la Escuela es una continuidad de nuestros hogares.

Vosotr@s a lo mejor no lo sabéis, pero ver nuestras obras de arte expuestas nos sube mucho la autoestima y nos sentimos valorad@s. Es por eso, que cada cosa que hacemos en la Escuela, por pequeña que sea, Alicia la expone con gran orgullo.





Y para terminar...

¡¡Tenemos notición!!


Nuestra A. se hace mayor y ya se come ella sola las galletas del desayuno ¡¡Muy bien A!! Todo esfuerzo tiene su recompensa.




Hoy nos despedimos con una imagen preciosa que refleja perfectamente en el momento en el que nos encontramos como grupo...




¡¡Hasta la próxima semana!!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...