Gigantes

Futuros Gigantes

UN ARCO IRIS LLENO DE... DINOSAURIOS

¡¡Hola papis y mamis!!

¡Qué guay lo estamos pasando! ¿Sabéis lo que son los dinosaurios? Los dinosaurios son unos monstruos enormes que vivían hace muchísimos años. Nosotr@s también los llamamos "cocos", porque es así como los llama nuestro amigo R. Y es gracias a él que estamos aprendiendo tantas cosas sobre estos seres.

Resulta que nuestro amigo R. llegó hace casi dos meses para alegrar nuestras vidas y a él le gustan mucho los dinosaurios. Siempre está hablando de ellos y le gustaba enseñarnos los ruidos que estos hacían. Debido a esto, Alicia nos propuso aprender más cosas sobre los dinosaurios. Nos dijo que sería una muy buena idea para que nuestros amig@s se sintieran más integrados en el grupo y que, además, podríamos saciar nuestra curiosidad hacia los dinosaurios.

Ya sabéis que a nosotr@s nos gusta buscar información antes de empezar un proyecto. En la asamblea Alicia nos preguntó que dónde podríamos encontrarla y algun@s le dijimos que en el ordenador y otr@s, lo señalamos. Alicia dice que aunque cada uno se exprese de una manera, tod@s estamos de acuerdo en la forma más efectiva de buscar información. Así que nos sentamos en nuestros nombres y le dijimos al ordenador "¡¡Dinosaurios!!" Y aparecieron unos vídeos divertidísimos y muchas canciones. Así que nos pusimos a bailar.


¡¡Qué marcha tenían estos dinosaurios!!



Al día siguiente llegaron a nuestra clase muchos dinosaurios, pero ninguno era igual. Uno tenía cuernos en la cabeza, otro tenía un cuello muy largo, otro alas,... Alicia nos explicó que en aquella época habían muchas especies de dinosaurios y que cada una era distinta. Dice que es como los perros. Unos son grandes, otros pequeños, unos alargados, otros llenos de pelos....

Decidimos enseñarles nuestra clase a nuestros nuevos amigos y dónde más tiempo pasamos fue en la cocina, uno de nuestros rincones preferidos. Les mostramos toda la comida que tenemos y les preparamos platos ricos. Y también conocieron nuestra ventana. Les comentamos que por ella vemos pasar el tiempo y que hay veces que ocurren cosas muy divertidas.




En la asamblea le comentamos a Alicia que queríamos pintar dinosaurios, pero que queríamos pintarlos con arroz "¿Con arroz?" "Sí, con arroz". Ella nos explicó que había una forma de pintar un dinosaurio con arroz. Podríamos buscar un dinosaurio en nuestros bits que tuviera muchos pinchos y podríamos utilizar el arroz para hacer los pinchos. Y lo encontramos. El scolosaurus.

Así que Alicia nos imprimió un scolosaurus a cada uno de nuestro ordenador lleno de información y nos preparó unas bandejas. "Ahora solo queda elegir de qué color lo queríamos pintar". Como cada un@ de nosotr@s decía un color y no nos poníamos de acuerdo, Alicia decidió sacar la pizarra y que cada uno de nosotr@s apuntase el color que prefería utilizar para su obra de arte. Es muy importante apuntar las cosas porque la cabeza puede olvidarse, nos dijo Ali.

Por turnos, fuimos acercándonos a la pizarra. Allí debíamos decir en alto el color del que queríamos que fuese nuestro dinosaurio y escoger una tiza de ese color para después hacer un garabato al lado de nuestra foto. De esa manera cuando Alicia repartiera las pinturas no habría duda alguna.




Una vez elegido el color ya solo nos quedaba disfrutar. ¿Sabéis que a nuestra edad es muy difícil tener tan claro lo que queremos? Es decir, nos cuesta mucho tomar decisiones y somos capaces de cambiar de opinión muchas veces e imitar las decisiones de los amig@s que nos rodean. Pues cada un@ de nosotr@s tenemos muy claro lo que queremos y Alicia dice que está muy orgullosa de ello, porque eso significa que nuestras autoestimas están por las nubes.



¡¡Qué sorpresa nos llevamos el lunes!! Tuvimos una visita superdivertida. Un dinosaurio gigante que andaba y hacía ruidos ¡¡Qué risas!!

Gracias a él descubrimos la especie de los diplodocus. Con sus cuellos enormes y sus colas tan largas. 


Ese día es el que teníamos reservado para pintar con arroz. Así que Alicia nos preparó unas bandejas sensoriales chulísimas. Lo pasamos tan bien que se nos pasaron los minutos volando. Así que tuvimos que ampliar el tiempo de actividad.




Pero no os creáis que porque tengamos a nuestros nuevos amigos, los dinosaurios, ya no cuidamos a nuestros gusanos. Ellos son nuestr@s huéspedes y nosotr@s nos preocupamos por su alimentación y la limpieza de su casa.



Y tanto ir al rincón de la primavera para visitar a nuestros gusanos y que ellos no se sintiesen olvidados, nos hizo darnos cuenta de que a las que teníamos olvidadas eran a nuestras plantas de lentejas y que ya estaban enormes. Así que después de una conversación en la que nos dimos cuenta de que necesitaban una casa más grande, nos fuimos al patio para buscarla.

Allí, en el patio, encontramos una maceta grande que no tenía planta alguna, así que nos pareció el lugar perfecto para transplantar nuestras plantas. Y después de transplantarlas las tuvimos que regar. 



Bueno, mejor dicho, mientras un@s trabajaban, otr@s preferíamos disfrutar de la mañana :)...





Por cierto, esta entrada se acaba pero nuestro aprendizaje sobre dinosaurios no

 ¡¡La semana que viene os seguimos comentando!!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...